fb track

Gastos e impuestos en herencias y sucesiones: cómo pagar menos

Imagen destacada Gastos e impuestos en herencias y sucesiones: cómo pagar menos
Índice:
  1. ¿Qué impuestos hay que pagar en una herencia?
  2. ¿Qué gastos hay que pagar en una herencia?
  3. Alternativas para reducir la carga:
    1. Buena planificación
    2. Donación en vida
    3. Aprovechar la exención de vivienda habitual
    4. Trasladarse a otra comunidad
    5. Acumular y transmitir los bienes que menos rentas generan
    6. La empresa familiar
    7. Seguros de vida

Recibir una herencia no es gratis y está lleno de sorpresas. Primero se procede a la apertura del testamento; aquí se suceden las primeras sorpresas, pero el colofón final surge después, cuando los herederos de la misma se enfrentan a los pagos de los impuestos correspondientes que en ocasiones, resulta ser gran parte de los bienes recibidos. Y ahí es donde los herederos empiezan a investigar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) y descubren que este impuesto es complejo y variante ya que puede que no todos los herederos tengan que pagar lo mismo; esto dependerá de factores como el lugar de residencia, edad, clase del bien heredado y un largo etcétera.

En el despacho Leopoldo Pons somos expertos en derecho de sucesión y queremos proponerle una serie de soluciones para la planificación o aceptación de una herencia de los testadores y herederos. Le adelantamos que es posible pagar menos impuesto en una herencia.

¿Qué impuestos hay que pagar en una herencia?

Estamos hablando del Impuesto de Sucesiones que debe pagarse en los seis meses posteriores al fallecimiento. Aunque es posible solicitar una única prórroga de seis meses más o solicitar el aplazamiento o fraccionamiento del impuesto, muchos herederos renuncian a la herencia, incapaces de hacer frente al pago para recibirla.

Es importante destacar que el Impuesto de Sucesiones está gestionado por las Comunidades Autónomas por lo que se liquida según las normas que se aplica en cada una de ellas. Por este motivo, no pagará lo mismo una herencia que se liquide en Madrid que una que se liquide en Andalucía. El criterio es que la herencia se liquida donde el fallecido tuviera su residencia habitual (lugar en el que hubiera vivido más días durante los 5 años inmediatamente anteriores a la defunción) sin importar la localización de sus bienes. El problema reside en que, en la última década, las Comunidades Autónomas se han servido de ello como vehículo de recaudación.

Con la normativa actual, en términos generales el impuesto de sucesiones es menor en Andalucía, Galicia, País Vasco y Asturias, y mayor en Aragón, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Navarra.

Otro de los impuestos al que hay que hacer frente, en el caso de que se herede un inmueble, además del impuesto de sucesiones, es el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), conocido también como plusvalía municipal. Este impuesto es de carácter municipal, por lo que los encargados de recaudar son los ayuntamientos. Con este impuesto se paga el incremento de valor sobre los terrenos urbanos, es decir, de las viviendas o locales que heredas.

El tipo impositivo es determinado por cada ayuntamiento, aunque con el límite máximo de un gravamen del 30%. Para el cálculo del impuesto, además del tipo impositivo que aplica el ayuntamiento donde está localizada la vivienda o local en cuestión, se tiene que tener en cuenta el valor del terreno y el porcentaje de incremento del mismo. Éste se calcula en base a los años de tenencia del bien y un coeficiente establecido por cada Ayuntamiento.

¿Qué gastos hay que pagar en una herencia?

Además de los 2 impuestos ya mencionados, el impuesto de sucesiones y la plusvalía municipal, en el caso de recibir una vivienda o local en herencia, existen diferentes gastos derivados de gestión y tramitación de la herencia.

Uno de ellos es la escritura de la aceptación de la herencia, que es el acto jurídico por el cual se certifica la intención de aceptar la herencia. La aceptación de herencia conlleva gastos de los diferentes actores que participan en su gestión y tramitación, como son: abogados, notarios y gestores.

    Notarios: Son los responsables de realizar las gestiones y trámites derivados de una herencia como la redacción y lectura del testamento, registros, mediar entre las diferentes partes o realizar una partición de la herencia.

    Abogados: En caso de que fuera necesario, para lidiar con asuntos jurídicos entre las diferentes partes interesadas.

    Asesores: Son quienes efectúan los trámites administrativos de la herencia y liquidación de los impuestos.

Además, al aceptar una herencia, se aceptan todas las deudas monetarias, tributarias o hipotecas que han sido generadas o derivadas por la persona fallecida. Por lo que estas deudas podrían ser gastos derivados de aceptar una herencia.

Otro gasto derivado de heredar viviendas o locales es el cambio de nombre en el registro de la propiedad. Este gasto conlleva el pago de una tarifa que ronda entre un 6 y un 8% del valor de la vivienda o local.

Vistos los gastos que conforman las herencias conviene planificar la misma con antelación para que la aceptación de una herencia no suponga la ruina de los herederos. Te presentamos algunas alternativas para tratar de reducir la carga tributaria en herencias y sucesiones:

Alternativas para reducir la carga tributaria

1. Buena planificación

: En la medida de lo posible, y más si cabe en el caso de grandes patrimonios, es muy importante contar con una buena planificación fiscal de cara a optimizar los impuestos a pagar por los herederos. Hacer testamento, revisarlo periódicamente y contar con el asesoramiento de expertos en la materia puede ser de gran ayuda.

2. Donación en vida

: En ciertos casos, y aprovechando los beneficios fiscales (reducciones y bonificaciones) que tiene cada Comunidad Autónoma, puede resultar interesante la opción de realizar donaciones de bienes en vida. Si bien, esta alternativa tendría impacto en la declaración de la renta del donante, por lo que habría que estudiar también esta cuestión.

Otro de los motivos de gran importancia para realizar una donación y no una herencia, es el de evitar contraer deudas. Cuando aceptas una herencia, aceptas la transmisión de los bienes de una persona, pero también admiten la transmisión de todas las deudas fiscales y económicas de las que fueran poseedores. De esta manera, realizando una donación en vida, se podría traspasar la titularidad de los bienes requeridos y evitar todas las deudas que pudieran existir.

3. Aprovechar la exención de vivienda habitual

: Existe una pregunta habitual en materia de herencia: ¿Es mejor donar la casa en vida o dejarla en herencia?

Una vivienda considerada como habitual, es decir la vivienda donde se reside, se vería beneficiada de una reducción en el impuesto de sucesión, de entre un 95 y un 99%. El porcentaje de exención depende de la Comunidad Autónoma donde se encuentre localizada la vivienda. Una limitación de esta exención es el valor máximo establecido para la ejecución de esta exención, que es de 122.000 euros. Es decir, que la exención se produce hasta alcanzar este límite y tras superarlo se utiliza el gravamen habitual sin bonificación.

4. Trasladarse a otra comunidad

: Una opción más drástica es la de cambiar el domicilio fiscal a otra Comunidad Autónoma donde las exigencias tributarias del impuesto de sucesiones no sean tan exigentes y gocen de mayores beneficios.

Un ejemplo rápido para poner de manifiesto la “salvaje” diferencia impositiva en materia de herencias según cada comunidad.  Imaginemos un heredero que adquiere de su padre 300.000 euros de los cuales 100.000 euros se deben a la vivienda habitual del fallecido. Suponiendo que el sucesor no tiene patrimonio previo a la adquisición de la herencia, estos serían las cantidades a pagar por el Impuesto de Sucesiones:


CCAAImporte
Aragón
31.853,35
Castilla y León
20.326,54
Comunidad Valenciana
6.647,52
Navarra
4.100,00
Cantabria
2.219,65
Islas Baleares
1.750,00
Castilla La Mancha
1.635,17
La Rioja
329,15
Extremadura
327,03
Murcia
327,03
Madrid
292,84
Cataluña
286,50
Canarias
269,39
Asturias
0,00
País Vasco
0,00
Galicia
0,00
Andalucía
0,00

5. Acumular y transmitir los bienes que menos rentas generan

: Cuando realizas una donación en vida, los réditos económicos que estos bienes generen se deben hacer frente en materia tributaria a través del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF). Por tanto, si el bien traspasado a través de una donación es un bien que goza de un alto rendimiento económico, la cantidad monetaria que no se pague mediante el impuesto de donaciones, probablemente se acabará tributando con el IRPF. Así pues, una opción para reducir los impuestos a pagar, sería la de realizar la donación en vida de los bienes que generan menos rentas o que son nulas.

6. La empresa familiar

: Utilizar la empresa familiar para optimizar el pago de impuestos es una práctica cada día más habitual. Una empresa familiar se puede utilizar para las transmisiones patrimoniales, ya que existen exenciones desde un 95% de la cantidad total y de esta manera se puede reducir el gasto tributario de las herencias. Para que pueda producirse esta exención la Sociedad debe estar activa durante al menos 5 años después de haberse efectuado la transmisión patrimonial y cumplir con requisitos como tener una actividad real, un local, un empleado, etc. Además, el donante en cuestión debe tener más de 65 años o estar discapacitado y que los réditos económicos de la actividad empresarial sean de un mínimo del 50% del total.

7. Seguros de vida

: Las primas derivadas de los seguros de vida tributan mediante el impuesto de sucesiones, pero pueden ser utilizadas para pagar menos impuestos por los bienes que se reciben en herencia ya que no están sujetos al tercio de legítima y se puede repartir entre todas las personas que se desee. Esta tendencia a ido al alza en los últimos años, sobre todo entre las personas con grandes patrimonios.

Compartir:

Áreas de Práctica: Civil