fb track

La CNMV presenta el Plan de Actividades de 2016: estrecha la vigilancia sobre las empresas cotizadas

Desde que estallaron casos como el fraude de cuentas en Pescanova, Gowex, Fergo Aisa, la salida a Bolsa de Bankia, o más recientemente, la crisis de Abengoa, las críticas ante la pasividad de los supervisores o la responsabilidad de los auditores de cuentas, ha provocado que el organismo presidido por Elvira Rodríguez exiga mayor claridad a las empresas cotizadas.  La CNMV profundiza así en su objetivo de velar por la transparencia de los mercados, la correcta formación de precios y la protección de los inversores.  Se intenta estrechar el cerco sobre los balances de las compañías y en torno a cuestiones como la situación concursal de las firmas o los riesgos que pueden afectar al desempeño o continuidad de su actividad.

La CNMV presenta así el Plan de Actividades de 2016, el mismo incluye cuatro líneas estratégicas y plantea 44 objetivos, cuyo principal fin es aprovechar la mayor capacidad supervisora que la nueva normativa ha otorgado a la CNMV.  En el 2016 se podrán emplear, por primera vez, el mystery shopping, las guías técnicas y la posibilidad de recabar la colaboración de expertos en el trabajo de la CNMV.  Se propondrán mejoras de funcionamiento de los mercados para facilitar la financiación de las empresas.

Los 44 objetivos comprendidos en el Plan de Actividades se clasifican en cuatro bloques:

En el primer bloque de objetivos, dedicados a la mejora en el funcionamiento de la CNMV, destacan aquellos dirigidos a incrementar la eficacia de la institución. Entre otros, se abordará una modificación del régimen sancionador incluido en la Ley del Mercado de Valores y se desarrollará una nueva aplicación informática para llevar a cabo las investigaciones por posible uso de información privilegiada.

El segundo bloque contiene objetivos enfocados específicamente en la actividad de supervisión de los mercados. Por ejemplo, se han incluido algunas iniciativas dirigidas a seguir profundizando en la mejora del marco de gobierno corporativo en España y a agilizar la operativa en el mercado primario a través de la revisión o emisión de nuevas guías técnicas que persigan la eliminación de posibles obstáculos para emitir valores en España.

El siguiente bloque de objetivos se refiere a la supervisión de los intermediarios financieros. Se pueden resaltar el diseño del modelo de supervisión de las plataformas de financiación participativa, el desarrollo de las actuaciones necesarias en materia de recuperación y resolución de las empresas de servicios de inversión. Adicionalmente, se retomará el proyecto de Circular de advertencias sobre productos no adecuados para minoristas.

El cuarto y último bloque es el destinado a las relaciones con inversores y otras partes interesadas. Aquí se incluyen, entre otros, la organización de una serie de seminarios sobre diversas materias, como la reforma del sistema de compensación, liquidación y registro, la normativa europea y las alternativas de financiación de las empresas.

Con el fin de cumplir con estos objetivos, entre otras cuestiones, la CNMV ha demandado aclaraciones respecto a ciertos aspectos de la formulación de cuentas anuales y semestrales; de la valoración de activos y pasivos; del impacto en libros de operaciones destacadas; de los procesos de refinanciación de la deuda y reestructuraciones e, incluso, la conformidad de los consejeros respecto a las cuentas o informes de gestión.

Ley de Auditoria

En cuanto a los auditores, el próximo 17 de junio entrará en vigor la nueva Ley de Auditoría de Cuentas, cuyo objetivo es mejorar la confianza en la información auditada y reforzar la calidad independencia de las auditorías y el control interno.  Esta norma afecta principalmente a las Entidades de Interés Público, entre ellas las empresas cotizadas, que disponen de apenas tres meses para adaptarse al nuevo entorno regulatorio.  La nueva ley, que traspone una Directiva europea, refuerza el papel de auditor de cuenta, y le exige que reporte más información sobre sus responsabilidades y su evaluación.

Las firmas de auditoría deberán describir los principales riesgos evaluados y su respuesta de auditoría.  El auditor informará también de los juicios realizados sobre hechos o condiciones que generen incertidumbres significativas.  Las modificaciones no serán efectivas hasta finales de 2017, ya que la ley determina que el modelo del informe se aplicará para los ejercicios que se inician en o después de la entrada en vigor de la norma.

 

Bárbara Pitarque Villaescusa

Departamento de Corporate Finance de Leopoldo Pons

Compartir:

Áreas de Práctica: Mercantil